jueves, 13 de marzo de 2014

Crítica a "Poemas de terror y de misterio"

POEMAS DE TERROR SIN MISTERIO
Por Marco Ornelas

Luis Felipe Fabre
Poemas de terror y de misterio
México, Almadía, 2013, 102 pp.


¡Pero los versos, oh Degas, no se hacen con ideas,
sino con palabras!
Mallarmé


En el arte todo se ha hecho posible,
se ha franqueado la puerta a la infinitud y
la reflexión tiene que enfrentarse a ello.
Adorno, Teoría estética.

El arte también puede ser experimento; pero no todo experimento es arte ―y mucho menos poesía―. Existen en el mundo del arte experimentos que han cambiado por completo la forma en que se crea y contempla el objeto artístico. En cuanto a libros de poesía experimental puedo rememorar tres extraordinarios: Un golpe de dados (1897) de Mallarmé, Trilce (1922) de Vallejo y Blanco (1967) de Paz. Pero, ¿qué tienen que ver éstos libros con el más reciente poemario de Luis Felipe Fabre: Poemas de terror y de misterio (2013) de la editorial Almadia?
Todo y nada a la vez.
Todo, porque aquellos son experimentales, sus autores manipularon las variables “poéticas” con que contaban para obtener resultados deslumbrantes además de insólitos, y Poemas de terror y de misterio es un libro experimental. Luis Felipe Fabre combina el cine de fantasmas; la desaparición de mujeres; el crimen y los zombis (se lee en el primer párrafo de la contraportada: La poesía vive en los márgenes del mercado, de la moda, de los discursos oficiales. Si a esta vocación clandestina le sumamos los procedimientos de los subgéneros literarios ―esa narrativa tan popular de fantasmas y crímenes― el resultado será un libro esquivo e inquietante) con la elaboración de poemas.
Nada, porque estos libros son extraordinarios, y el poemario de Fabre es un experimento sin resultados estéticamente favorables. Matizo, experimento fallido con aciertos y virtudes. A continuación expongo los argumentos.
Poemas de terror y de misterio (de Luis Felipe Fabre, Ciudad de México 1974), es un libro de ciento dos páginas con treinta poemas divididos en seis secciones: Avances, Breve registro de algunos eventos artísticos y otras experiencias escalofriantes, Notas en torno a la catástrofe zombi, Chicas Fabre, Sor Juana y otros monstruos e Infomercial. Poemario experimental ―decía―, inscrito en la línea posmoderna por la hibrides y el reciclaje de que está compuesto: vampiras, zombis; espiritistas; violencia; Gerard de Nerval y Sor Juna. Homenaje socarrón al cine de terror y de misterio. Es clara la crítica burlona que intenta, y las referencias al cine y a los medios de comunicación como recurso estilístico en la creación de poemas. Creo que estos aciertos son lo mejor del libro porque dan frescura a la lectura. En mí opinión, la parte más lograda del poemario es la cuarta, la de Chicas Fabre. En ella el autor para la construcción de los textos recurre al coloquialismo y a la ironía prosaica, y es aquí precisamente donde la obra alcanza una de sus mayores virtudes.
El poema de mi amiga e Imagen de la desconocida son los mejores poemas del libro.
El poema de mi amiga es el discurso del poemario, su fundamento teórico ―crítica irónica a la poesía social y comprometida que busca el aplauso con el canto demagógico del crimen y la violencia en México―.
            Poemas de terror y de misterio es un libro de poesía que cuenta con buenas ideas sin duda, pero su ejecución es fallida. El mayor reclamo que se le puede hacer al libro es de orden formal. La construcción de los poemas es muy desenfada y laxa. Verso libre sin rigor y lineal, además de que muchos de ellos están entrecortados de manera abrupta sin ningún motivo estético. Ejemplo: 

 Trailer 1


Una chica desaparece en circunstancias misteriosas:
    otra
chica desaparece y luego
otra
y otra y otra y otra y otra y otra: no
hay motivos de alarma, explica
el jefe de la policía: según las estadísticas,
es normal que en México algunas chicas
desaparezcan. Pero
una noche, un cuello, un alarido, unos colmillos
    ensangrentados:
hubo testigos:
¡las chicas han vuelto!:

Otra falla de orden formal está también en las imágenes, muchas de ellas son trilladas. Aquí otro ejemplo:
Notas en torno a la catástrofe zombi

1
 Los zombis: cadáveres caníbales.
2
 Los zombis: muertos insomnes.
3
Los zombis: pústulas de lo desconocido:
una jauría de podredumbres
avanzando hacia ti…

¿Dónde está la novedad? ¿Acaso éstas imágenes no han sido muy manoseadas por el género de terror? Ninguna imagen memorable en todo el poemario. Así buena parte del libro. 
En Poemas de terror y de misterio lo que podemos encontrar es comicidad simple más que fina poesía irónica. La comicidad termina tragándose a la frase, a la imagen y al final al poema. Falta el verso deslumbrante y sobra la palabrería. Libro que no aguanta relecturas. Poemario que pese a la recomendación (de estos prestigiosos sitios web: http://www.animalpolitico.com/2014/01/los-libros-de-2013-grafico/#axzz2pGnMzY27, http://www.vanguardia.com.mx/diezlibrosdestacadosde2013-1913011.html, como mejor libro del año en 2013) y su gran difusión, no cumple con las exigencias prometidas.
Recordemos para terminar, lo que Alfonso Reyes decía de la poesía: “La sustancia de la poesía es la palabra: la poesía no se hace con ideas (El deslinde)”. Así pues la poesía está hecha de palabras no de buenas ideas ―y mucho menos de experimentos fallidos―.