jueves, 21 de abril de 2016

LA FENAL A DEBATE




LA FENAL A DEBATE
Preguntas al aire para iniciar una revisión
Marco Ornelas
Desembocadura de los afanes de la industria editorial
Inclusiva hasta la indigestión
Hoguera de vanidades
Promoción de la literatura y su aura
Negocio por supuesto.
José Woldenberg

A la caída de la capacidad de atención
ha contribuido una industria editorial que está erradicando
de la literatura todo aquello que nos quiere
hacer creer que es demasiado pesado,
o que va demasiado cargado de sentido,
o que puede parecer intelectual.
Y el panorama,
desde el punto de vista literario
–si es que ese punto de vista aún existe-
es desolador.
Enrique Vila-Matas

I.-PARA ROMPER EL HIELO

INTRODUCCIÓN.

Esto no es una queja, sino una verdad de Perogrullo: el libro es mercancía. Desde la invención de la imprenta hasta el e-book, el libro ha recorrido un lento camino hacía la mercantilización. Se sabe, lo sabemos. No existe el hilo negro descubierto. Bibliofílicos: ¡no lloren!, nadie ha muerto todavía. Según los últimos vaticinios de los futuristas: al libro de papel le queda poco tiempo de vida. ¡Tranquilos! Recordemos la célebre sentencia del cronista deportivo: «esto no se acaba hasta que se acaba». Fenicios de la industria, ¡no canten victoria!, el libro de papel anda todavía por acá (en el 2016) vivito y coleando; y ¡hay que verlo! no es solamente dinero y marketing. ¿Existirán otras posibilidades? Hay que reconocer que la mercantilización del libro es la principal preocupación para la industria editorial de gran tiraje (no así para las editoriales independientes o alternativas, ni para sus autores), y quizá, para ésta, el aspecto pecuniario haya desplazado en gran proporción a las otras facetas del libro (viaje, vicio, felicidad, placer, entretenimiento, objeto de colección ―adorno―, “pata de mesa”, “lumbre para el boiler” y conocimiento ―o sabiduría―, etc.). Aquí dos datos para reflexionar sobre lo anterior: 1) En 2007 se publicaron “un millón” de ejemplares de Cien años de soledad (edición conmemorativa en homenaje a García Márquez, a 40 años de su publicación) y 2), en 2013, se formó el grupo Penguin Random House Grupo Editorial (compuesto por el grupo británico) Pearson y Random House Mondadori (del alemán) Bertelsmann, que con dicha fusión se creó el grupo editorial más grande del mundo, que según comunicados de prensa pretenden obtener ingresos anuales por 4000 millones de dólares. ¡Un gran negocio! ¿Cómo dudarlo?

Aquí el texto completo:

http://zonafranca.mx/fenal-a-debate/