viernes, 10 de septiembre de 2010

El Pípila ¿un mito?


Úrsula Camba, supervisora de historia de la serie Gritos de muerte y libertad, de Televisa, aseguró que El Pípila no existió, que en realidad es un ‘mito fundacional’ del movimiento de Independencia.
“Este personaje revela mucho del imaginario colectivo en México, es muy difícil demostrar la existencia de El Pípila, hay investigadores como Carlos García que señala que es un mito completamente infundado”, dijo Camba en entrevista con Primero Noticias.
“Cuando Carlos María de Bustamante escribe su versión de la Independencia introduce este personaje, que proporciona una identidad nacional, se está construyendo el naciente País y lo data de ciertas cualidades con las que el pueblo pueda identificarse, como la valentía, el arrojo”.
Camba señaló que la versión de los hechos de Lucas Alamán lo describe como un invento.
“Alamán escribe 30 ó 40 años después, que es un invento”, pues el historiador se encontraba en Guanajuato cuando ocurrió la toma de la Alhóndiga de Granaditas, de acuerdo con su testimonio el nombre del héroe ni siquiera es de uso común en la región”.
El historiador Isauro Rionda, cronista vitalicio de la ciudad de Guanajuato, refutó esa versión.
“Desde luego que El Pípila sí existió, decir lo contrario es de gente que lee poco”.
Desacreditó la versión de Lucas Alamán. “Era un niño de 18 años, un catrincito que vivía en la Plaza Mayor (hoy Plaza de la Paz), si te metes a su casa no se pudo ver la Alhóndiga durante la toma. Él no vio lo que pasó en la Alhóndiga. Lucas Alamán no conocía el pueblo, su familia tenía su gran negocio de minas y haciendas, desde tres generaciones por lo menos”.
Pero refirió que José María de Liceaga, un historiador guanajuatense trató de rectificar una serie errores que tenía Lucas Alamán en su Historia de México.
E hizo un estudio de campo por los lugares donde el Pípila solía transitar. Le dijeron que lo conocían y el 28 de septiembre lo vieron con unas bolsitas, se supone que llevaba lo que le pagaron o lo que agarró.
A Juan José de los Reyes Martínez, mejor conocido como El Pípila, se le atribuye haber quemado la puerta de la Alhóndiga de Granaditas con una antorcha, lo cual permitió la entrada del Ejército Insurgente para derrotar a los españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario