domingo, 31 de octubre de 2010

La narcomoda y los antivalores de México en el siglo XXI

Mientras a diario México registra ejecutados, atentados y venganzas del crimen organizado, hay quienes hacen de eso un culto para jóvenes a través de la música y la moda.
Letras explícitas sobre descuartizados, consumo, tráfico de drogas e historias generadas por la guerra en las calles entre cárteles rivales dan vida a los “corridos enfermos”, parte del denominado Movimiento Alterado.
“Con cuerno de chivo y bazuca en la nuca, volando cabezas al que se atraviesa, somos sanguinarios, locos bien ondeados, nos gusta matar”, reza la estrofa con la que inicia el corrido Los Sanguinarios, que lo mismo canta “Komander”, los “Buknas” o “Los Buchones de Culiacán”.
Según José Alfredo Ríos, de “Komander”, ellos simplemente son reporteros de la realidad que vive México.
Su movimiento es seguido por jóvenes denominados buchones, un término que se acuñó en Sinaloa. Existen versiones de que gente de la sierra bajaba con dinero a la ciudad y en los bares no sabía pedir el whisky Buchanan’s.
El buchón viste playeras con grandes símbolos o letras de marca, como Ed Hardy y Dolce&Gabbana, rosarios de oro, relojes finos, varios teléfonos y una bolsa también de marca, en la que, se supone, lleva un arma y dinero.
Otra característica es que utilizan Internet para promocionar a los cantantes de “corridos enfermos”, ya que su estilo está vetado en la radio comercial, afirmó Omar Valenzuela, promotor de estos grupos musicales.
En Colima, Nayarit, Jalisco, Durango, Zacatecas, Sonora y Baja California esta moda se hace presente en bailes populares y antros exclusivos.
En Estados Unidos ha llegado a California, Texas, Arizona, Illinois y Ohio. Incluso, el pasado jueves el Movimiento Alterado presentó en Hollywood su más reciente disco y su película.
Para Rogelio Barba Álvarez, criminólogo de la Universidad de Guadalajara, este fenómeno puede ser catalogado como una subcultura criminal que implica un riesgo social porque cada día podría haber más jóvenes queriendo ser narcos.
Y las cifras lo demuestran. De los 22 mil muertos que ha dejado la guerra contra el narco en lo que va del sexenio, 11 mil son menores de 25 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario