lunes, 1 de junio de 2009

Breviario. LA HISTORIA DEL LIBRO

Libro, del latín liber,
corteza del árbol,
donde los romanos
antiguamente escribían.

1. Era.
En el principio fue el lenguaje. Después del lenguaje vino la palabra. La palabra es la madre del libro. Cuando el homo sapiens desarrolló una masa encefálica de 1400 cm3, se dice que el hombre habló formando sonidos que representaban ideas, es decir, nombró a esas ideas a través de la palabra. La génesis del libro es el hombre sabio. Aquel que con experiencia y conocimiento instruye a la tribu. El hombre sabio habla de sus antepasados, de sus héroes, elabora las leyendas y crea la poesía. Las ideas se hacen voz y penetran en el oído humano a través de la palabra ¾del sabio¾: el libro primitivo.

2. Era.
La palabra se hizo signo y habitó entre nosotros. Los historiadores nos dicen que la escritura ¾articulada (porque claro está que antes existieron las pinturas en las cavernas de la prehistoria, también consideradas una especie de escritura primitiva)¾ apareció aproximadamente entre los años 3000 y 3500 a. de C., posiblemente en Sumeria con las tablillas de arcilla y en Egipto con los jeroglíficos. Para los años 2000 y 2500 a. de C., los chinos comienzan a escribir en tiras de bambú ¾con escritura vertical¾ y los hindúes en los Pothi ¾en hojas de palmera¾. Se dice que para el año 2500 a. de C., se elaboran los textos llamados Los Vedas, escritos en sánscrito, después se reescriben en cuatro libros llamados: Rig-Veda, el Yadyur-Veda, el Sama-Veda y el Atharva-Veda. Entre los siglos III y VI a. de C., se plasma por escrito el Ramayana.

3. Era.
Los amanuenses y copistas resguardan el conocimiento. Para resguardar el saber y trasmitir la memoria de los pueblos, las sociedades antiguas forman ¾elitísticamente¾ a los copistas. Amanuense (del latín amanuensis). Persona que tiene por oficio escribir a mano, copiando o poniendo en limpio escritos ajenos, o escribiendo lo que se le dicta (RAE). Los copistas plasman su escritura en el papiro, el lino, la seda y el pergamino. Las principales ciudades con connotaciones a los primeros manuscritos son: Pergamo, Biblos, Sidón y Tiro.
3.1. Biblioteca, del latín bibliothēca, y este del griego βιβλιοθήκη. Recinto cuya finalidad consiste en adquirir y conservar libros y documentos.
Como es de común sabido, la biblioteca más antigua y grande que se conoce, fue la situada en la ciudad egipcia de Alejandría, se cree que fue creada a comienzos del siglo III a. de C., por Ptolomeo I, general de Alejandro Magno, y que llegó a albergar entre 500, 000 y 700, 000 volúmenes. La biblioteca de Alejandría era un centro de altos estudios para sabios y copistas. Es considerada como el primer centro de ciencia e investigación de la humanidad.
Alejandro Magno, discípulo de Aristóteles, decretó que Alejandría sería el centro del saber más grande de toda su época. Gracias a la existencia de esta ingente biblioteca es que se pudieron rescatar algunos de los conocimientos más importantes de la antigüedad. La mayoría de los textos ahí resguardados eran rollos de papiro de donde procede la palabra papel.
Entre los años 235 y 236 a. C., Ptolomeo III, llamó a Eratóstenes, el gran matemático y astrónomo, para que se hiciera cargo de la biblioteca, él cual lo hizo hasta el final de sus días.
El último descendiente de la dinastía ptolomaica fue Cleopatra, y con su muerte vino también el declive de la biblioteca. Alejandría paso a formar parte del imperio romano.
Hacia el año 400 d. C., Teodosio ordenó destruir todos los templos y monumentos no cristianos, pero posiblemente lo que quedaba de la gran biblioteca no fue destruido sino hasta el año 600 d. C., con la invasión de los musulmanes.
Invasiones, incendios y fanatismo religioso son sin duda los culpables de que la biblioteca de Alejandría desapareciera.

4. Era.
El libro y los monasterios. Es por entre los años 1000 y 1100 d. de C., en la edad media, donde se hace del libro un objeto monástico. Los monjes son copistas y traductores que tienen como finalidad resguardar el conocimiento y los libros sagrados. Entre algunos de los más importantes estudiosos de la Edad Media que disertaron sobre el ser del libro está Hugo de San Víctor, monje francés que definió a la lectura como la búsqueda de la sabiduría. Una de sus principales obras es el Didascalicon, donde aborda temas referentes a la lectura, la enseñanza y el libro. Según el filósofo José Ortega y Gasset, en su ensayo Misión de la Universidad, son los monasterios el antecedente de las universidades modernas.

5. Era.
Gutemberg y el libro como objeto doméstico. Johannus Genefleish Gutenberg, nació en el año 1398 d. de C., en Maguncia, y murió en el año de 1468 d. de C. Fue un orfebre alemán re-inventor de la imprenta de tipos móviles. En la imprenta de Gutemberg en los años de 1452 d. de C., se empieza a imprimir la Biblia y es hasta el año de 1456 d. de C., cuando se termina con 42 líneas. Es en el siglo XV, cuando los libros empiezan a convertirse en objetos domésticos ¾pero aún así, no están todavía al alcance de todos¾. La imprenta es la primera gran revolución que va experimentar el libro. Los copistas no desaparecen, pero es verdad que el nuevo invento va ganar lugar en toda Europa. Inmediatamente después del taller impresor de Gutemberg, empiezan a formarse otros, como es el caso del de Fust Schoeffer, que publica en el año de 1457 d. de C., El salterio de Maguncia, obra de salmos dedicada a Jesucristo. Como podemos observar, las primeras publicaciones que hicieron las primeras imprentas fueron netamente de carácter religioso.
5.1 De los libros llamados Incunables. Incunable. (Del lat. incunabŭla, pañales). Se dice de toda edición hecha desde la invención de la imprenta hasta principios del siglo XVI. Se tienen estadísticas de que son alrededor de 35, 000 libros los llamados Incunables. Los datos que se tienen sobre el idioma en que se escribieron los Incunables son: 77% en latín, 7% en italiano, 6% en francés, 5% en alemán, 1% en flamenco y 0% en español.
A partir de 1480 d. de C., Venecia y Florencia se convierten en las capitales del libro y de las imprentas por su convergencia de intelectuales y artistas, es también en estas ciudades de Italia que se da El Renacimiento.

6. Era.
Del Renacimiento y la era gutemberguiana a la Posmodernidad y la era e-book (Libro electrónico). Gabriel Zaid en su obra Los demasiados libros establece que a mediados del siglo XV, con la imprenta de Gutemberg, se publicaban cientos de títulos anuales con tirajes de cientos de ejemplares. Pero de aquella época del Renacimiento a hoy, finales del siglo XX, ¾e inicios del XXI¾, la grafomanía universal empezó a publicar un millón de títulos anuales, con tirajes de miles de ejemplares. Era un hecho, la era digital con las computadoras y el Internet, empezaban a revolucionar una vez más a la industria del libro. En la misma obra del escritor regiomontano citado arriba, pero ahora en el ensayo que le da nombre al libro, Zaid nos brinda unas estadísticas que son interesantes de analizar. Expone: “La bibliografía acumulada hasta 1550 fue de unos 35, 000 mil, hasta 1650 de 150 mil, hasta 1750 de 700 mil, hasta 1850 de 3, 300, 000, hasta 1950 de 16 millones, hasta el año 2000 de 52 millones. En el primer siglo de la imprenta (1450-1550), se publicaron unos 35 mil títulos, en el último medio siglo (1950-2000), mil veces más: unos 36 millones. La humanidad publica un libro cada minuto”.
Es un hecho, en esta sexta era de la historia del libro, estamos ante la segunda gran revolución después de la galaxia gutemberg, estamos entrando a la galaxia e-book. Nos encontramos ahora en la era del libro electrónico.

Continuará…

No hay comentarios:

Publicar un comentario