jueves, 12 de abril de 2012

Frantz Fanon y su legado filósofico para el estudio de las culturas oprimidas

Las ideas centrales de la visión de Fanon pueden resumirse más o menos en tres líneas o postulados siguientes: 1.- La absorción de culturas o ideologías dominantes por parte de los sometidos produce resultados patológicos, tanto a nivel social como individual. 2.- El reemplazo de formas discriminatorias de relación social es producto de la expresión de nuevas formas culturales y políticas que aparecen entre los subyugados. 3.- Esas formas político-culturales son la expresión de la esencia existencial de grupos marginados por la cultura dominante y produce inevitablemente una nueva humanidad. Solo la violencia puede liberar totalmente del legado de la subyugación, eliminando los sentimientos de inferioridad y produciendo una conciencia de control sobre el destino propio.
Esas ideas se han hecho comunes entre muchos, nutriendo, aunque no siempre en su totalidad o exclusivamente, movimientos tan diferentes como la Fracción del Ejército Rojo en Alemania y la comunidad cristiana pacifista en Iona (Escocia) que se define, entre otras cosas, como lucha cultural y políticamente contra el racismo.
Esas ideas contribuyeron a, entre otras, formar las percepciones básicas de desarrollos por un lado de académicos, tales como la psicología crítica y el poscolonialismo, y por el otro, sociales, tales como el movimiento por la igualdad de géneros sexuales (por ejemplo, el feminismo) y movimientos de liberación y renovación cultural en los pueblos africanos, latinoamericanos, palestinos, tamiles, afroamericanos, irlandeses. Recientemente, el movimiento sudafricano Abahlali base Mjondolo ha sido influenciado por sus percepciones. Notable entre esas influencias fue la que tuvo sobre tres de sus más conocidos lectores: Ernesto "Che" Guevara en América Latina, Steve Biko en Sudáfrica y Ali Shariati en Irán. Pero aún entre ellos esta influencia no fue una aplicación rígida a otras realidades.
Para Guevara, por ejemplo, la idea del hombre nuevo adquiere un significado derivado del socialismo y el papel de la violencia pasa de ser una expresión cultural popular a una herramienta que vanguardias utilizan casi como mecanismo terapéutico, a fin de producir ese cambio cultural. Esta aproximación paso a ser llamada foquismo o guevarismo
Shariati trató de revolucionar la interpretación del Islam, cuyos valores creía estaban siendo destruidos, por un lado, por concepciones degradantes de la vida producto de la sobrevaloracion de la tecnología y la ciencia, etc, en su mayoría provenientes de Europa, y, por el otro, por las concepciones petrificadas de los ulemas. Para él, la verdadera revolución será la consolidación del mundo unido de los creyentes (umma), lo que se logrará cuando los fieles adquieran una fe verdadera y se dediquen a Dios totalmente (llegando a ser el Hombre Nuevo o Muyahid), que den incluso la vida por sus ideales. Es importante entender que Shariti no está llamando aquí necesariamente a usar violencia física. El concepto islámico de Yihad es primordialmente de dedicación (lucha) en la vida personal, pero también de estar dispuesto a confrontar las desigualdades e injusticias (en el sentido de violaciones de la voluntad divina) donde se encuentren, incluso en el Islam mismo (o los países que se declaran islámicos) (ver Islamismo) La umma implicará el fin de toda contradicción e injusticia, en la medida que será, por decirlo así, la encarnación del dios monoteísta, el triunfo del bien y lo divino sobre el mal.
La violencia es entonces más que expresión cultural, expresión de fervor religioso, utilizada no tanto contra poderes coloniales, sino contra lo que se ve como élites asimilacionistas y corruptas, especialmente manifestaciones culturales occidentalizadas, tales como formas de vestir, estilos musicales, cine, etc. Junto a ello es común, en esta visión, afirmar que la democracia liberal es ajena a los valores culturales islámicos, proponiéndose en su lugar repúblicas islámicas.
Biko fue quizás quien se mantuvo más cerca de la concepción original. Frente al separatismo impuesto por el sistema de apartheid busco revitalizar los valores culturales y éticos de los oprimidos, empezando por crear la 'conciencia de ser negro' llegar a una (entonces nueva) concepción de lo que significa ser sudafricano. Y la violencia se ve como formas de resistencia, expresándose de maneras propias a los desposeídos o marginados: revalorización de formas culturales tradicionales (canciones, cuentos populares, etc) violencia contra sí mismos (desde huelgas de hambre a negación a prestar servicios) a violencia directa contra los asimilados y los opresores.

2 comentarios:

  1. Buena la nota, en especial el modo en que resumis en tres postulados la teoria critica de Fanon, tiene una utilidad apreciable.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Yamil y un abrazo.

    Saludos.

    ResponderEliminar