viernes, 27 de abril de 2012

Los actos fallidos en el psicoanálisis


Se llama acto fallido a aquel acto que manifiesta una forma de expresión diferente y aún contraria a la intención original del sujeto. Puede ser en la acción, en el discurso verbal, o en un gesto. El término acto fallido fue introducido por Sigmund Freud ya en los inicios de sus conceptualizaciones teóricas. Podríamos preguntarnos qué es lo que está ocasionando este cortocircuito interno / externo, la respuesta según lo que Freud estudió, era que de alguna manera ese decir o hacer entraba en conflicto o interfería con algún deseo o cadena de pensamientos inconscientes. Solo quedaba expuesto el fallo, el porqué era una tarea ardua y no siempre asequible a la conciencia. Tipos de actos fallidos

Seguidamente se relacionan las formas posibles en que se presentan estos actos fallidos: Lapsus de la lengua, o verbales (lapsus linguae), errores de escritura de la pluma o gráficos (lapsus calami), las "meteduras de pata", como se suelen llamar: donde uno dice algo a otro que si lo hubiese pensado probablemente no lo habría dicho, errores de lectura: es decir, se lee algo mal, olvidos: como el de un paraguas o alguna otra pertenencia en algún lugar, (otra casa, en el trabajo, etc.), extravíos: implica no recordar dónde guardamos algo, ya sea nuestro o de otro.

Es importante destacar que estos lapsus, que Freud enmarcó en su obra Psicopatología de la vida cotidiana, se producen con frecuencia en la vida corriente de todas las personas, incluyendo las que tienen salud psíquica, y también que no son producto de la casualidad o el descuido, sino que están movidos por un deseo inconsciente que no encontraría otra forma de aflorar a la conciencia que burlando de esta manera la censura interna que mantiene lo inconsciente oculto. El acto fallido, en síntesis, es una especie de traición que nos hace el inconsciente haciéndonos decir lo que conscientemente no queríamos decir, es decir, revelando un deseo o intención inconscientes. El yo siempre puede disculparse, tras un acto fallido, diciendo que no era eso lo que quería decir, pero siempre hay alguna verdad allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario