jueves, 13 de agosto de 2009

Hoy Fidel Castro cumple 83 agostos. Hace seis años estuve en Cuba, a los 24 años. Y en ese entonces escribí este sentimental ensayo.


Disidente del socialismo Cubano



RECADO A FIDEL
¿A quién se le ocurre nacer héroe
en tiempo de mercaderes, Fidel?

El último caudillo de América
se va a morir de soledad
o será aplastado por su pueblo
que ya no aguanta la barriga vacía.
A este pronóstico deportivo
apuestan hoy las democracias.
Y tú oyes crujir el techo
de la casa que levantaste
y sientes que tus sueños se desmoronan,
que caen sobre ti a pedazos
la maldita esperanza y el amor al hombre.

Quisiera decirte que te salves,
pero no te salves, Fidel.
Eres la dignidad.
Y algún día la dignidad
será sacada como brillante
del corazón profundo de la tierra.
Jaime Sabines



“La verdad no esta casada con nadie”, profiere un aforismo académico. De manera tal, que el error de todo pensador es matrimoniarse con ella por la fuerza. Un matrimonio por fuerza implica un infierno. Y me pregunto, ¿quién quiere vivir un infierno?
No creo que el socialismo científico elaborado por Marx y Engels hubiera tenido como meta la procreación de un infierno en la tierra, antes bien, pienso sin duda alguna, que lo que querían era edificar un paraíso terrenal como todos sabemos. Y de hecho, fue lo que crearon con el socialismo científico, la utopía política más grande del siglo XX.
El discurso filosófico de Marx y Engels puede caracterizarse como la síntesis del socialismo utópico de Henri de Saint-Simon, Charles Fourier y Robert Owen en cuanto a la organización social.
De Hegel tomaron la dialéctica aplicada a la materia y no al espíritu.
De Feuerbach asimilaron el ateísmo, donde se establece que Dios es una idea creada por la mente del hombre tomando lo mejor de él.
Así mismo del anarquista Proudhon, atrajeron elementos de organización para la sociedad.
Con todo esto, los filósofos realizaron una mixtura extraordinaria con el fin de argumentar contra el liberalismo económico de Adam Smith, y David Ricardo.
Es una realidad que en la revolución industrial hubo grandes injusticias de la burguesía para con el proletariado, motivo que llevó a los pensadores a dar una respuesta tajante en una de sus principales obras: El Manifiesto del Partido Comunista.
Como podemos ver a continuación, los pensamientos de Karl y Friedrich abarcaron la filosofía, economía, y la ciencia política.
Sus principales postulados pueden recapitularse en:

1.- Materialismo: Lo primero es la materia, ella produce el espíritu y no al revés. Si se dice que el espíritu es primero, y que la materia es producto del espíritu, tenemos la base de la filosofía idealista (Hegel y el cristianismo). Todo ser es materia. No hay seres espirituales independientes de la materia; por tanto Dios, entendido como un espíritu puro, creador del universo, no existe, sino que es una idea creada por la mente humana. Tampoco existe el alma espiritual e inmortal.
2.- La Dialéctica: Es tomada de Hegel, como la ley del cambio de la realidad. (Tesis-Antitesis-Síntesis) No hay nada terminado, todo esta en un continuo devenir. “El motor de la historia es la lucha de clases”
3.- Praxis: Significa acción o práctica. El pensamiento de Marx no pretende quedarse en la mera contemplación o en la teoría, sino llevar su discurso filosófico al mundo real.
4.- La alineación religiosa y la alineación económica: El marxismo pretende salvar al hombre de las alineaciones que sufre (alineación es lo mismo que supresión o enajenación de algún aspecto de la personalidad del hombre). Lo que quiere lograr el marxismo es que el hombre se libere de las explotaciones, opresiones y tiranías a las que ha sido sometido a lo largo de la historia. “La religión es el opio de los pueblos”
En el aspecto económico, toda la propaganda comunista comienza generalmente delatando la explotación de que son objeto los trabajadores por parte de los capitalistas.
El trabajador es el dueño natural del artículo que elaboró. Pero en el sistema capitalista, el trabajador es quien no posee nada; recibe un salario paupérrimo, y el producto queda en manos del empresario capitalista. Por lo tanto las empresas, las fábricas y los capitales productivos, deben quedar en manos del proletariado o del Estado comunista. Habrá que crear entonces la propiedad colectiva de los bienes, suprimiendo la propiedad privada. Claro, para poder implantar esta nueva filosofía era necesario azuzar al pueblo y provocar la revolución. Ya en El Manifiesto del Partido Comunista, se impelía a los proletarios a hacerla. Declaraban abiertamente que sus objetivos sólo los podrían alcanzar por medio de la violencia, derrocando el orden social existente.
Al fin y al cabo lo menos que podían perder los proletarios eran sus cadenas, y un mundo entero que ganar.
De ahí en adelante comienzan las revoluciones procurando injertar la nueva panacea política (Rusia 1917-1989, el este europeo 1945-1989, se expande hasta China, Corea, Viet-Nam y Cuba, países donde a la fecha continua).
La influencia del socialismo científico sigue su auge y Latinoamérica no es la excepción.
El pensamiento marxista después de haber sido visto como un virus de alta peligrosidad por la Europa de aquella época, consiguió reivindicar su camino. Los académicos que consideraban a Marx como un periodista agitador que incursionaba en varias áreas del saber, le fueron otorgando credibilidad.
Establece Gabriel Zaid en su ensayo “De cómo vino Marx y de cómo se fue” que el discurso del alemán circuló ante todo por vía sindical y que así llego a México de Estados unidos (suponemos, que así fue como también llegó a Latinoamérica y por su puesto a Cuba). Que la aparición de los Manuscritos Económico-Filosóficos en 1844 Lo consagraron como pensador importante.
Para los años de 1920 y en adelante, el canto de la gran sirena marxista empezaba a jalar miles de prosélitos por el continente viejo y su resonancia llegaba hasta Latinoamérica.
Pintores, escritores, poetas, e intelectuales caían rendidos ante la belleza inaudita de aquel canto. Se escuchaba decir: ¡Hay una nueva formula política para acabar con las injusticias de los burgueses contra el proletariado, se acabará la explotación, viviremos al fin sin cadenas, no habrá diferencia de clases, el Derecho y el Estado desaparecerán, habremos al fin recuperado el paraíso perdido!
Para el año de 1956, en la gran isla del caribe, Fidel Castro en compañía del Che y de ochenta hombres desembarcaban en bahía de cochinos con la finalidad de derrocar el gobierno de Batista e implantar el comunismo, cosa que harían, pero hasta el año de 1959 cuando entraron triunfantes a la Habana.
Por ese entonces los ojos de América latina y por supuesto del mundo, veían aquel paisaje político como una joya plástica. Infinidad de intelectuales, artistas y políticos estaban a la expectativa de la revolución cubana. Personas como Jean Paul Sartre, Mario Vargas Llosa, Ernest Hemingway, Pablo Neruda, Susan Sontag, Ernesto Cardenal, Carlos Monsiváis, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez entre muchos otros, opinaban en pro del golpe castrista.
En aquellos momentos era entendible el estupor y apoyo al Comandante Castro, puesto que no se conocían los resultados que iba a tener la revolución comunista en Cuba.
Después del surrealista y suertudo golpe de Casto, vinieron unos cuantos pasos afortunados en la administración política de Cuba. Las brigadas de educación, la construcción de unos cientos de viviendas, la salud. Pero de ahí en más, todo fue un rotundo fracaso. El comandante Fidel “El último caudillo de América” se desenmascaró, empezó a cincelar su epitafio: “El Dictador más feroz de Latinoamérica en el siglo XX” No existe el Estado comunista en Cuba, porque el Estado es Fidel Castro, L’état, c’es moi.
Una vez arrellanado en el trono, Castro comenzó a escribir su drama que puede convertirse en tragedia, ¿o a casó ya lo será? y el pueblo cubano fueron y son su papel, la tinta fueron y son, las ideas marxistas-leninistas.
El tributo del pueblo cubano pagado al comunismo, resultó altamente moratorio, Castro una vez en el poder 1.-Edificó un militarismo Bárbaro. 2.-Suprimió la libertad de prensa. 3.-Mandó fusilar a ochocientos oficiales del ejercitó de Batista sin previó juicio. 4.-Encarceló a gente y los despojo de todo, sólo por el hecho de estar ideológicamente en contra. 5.-Retiró de la circulación periódicos y revistas de todo el mundo que llegaban a Cuba. 6.- Censuró televisoras, a la radio y a las diferentes editoriales de libros. 7.-Encarceló a uno de sus compañeros de revolución, Huber Matos por veinte años en diferentes prisiones de la isla, el juicio fue una burla. 8.-La muerte de Camilo Cienfuegos nunca se aclaró. 9.-Suspendió el derecho de huelga, volvió a darle vida a la pena de muerte. 10.-Suprimió la libertad de organización sindical, de contratación colectiva, derecho de petición, derecho a trabajar en su domicilio. 11.- Prohibió a los partidos políticos. 12.-Expropió sin indemnización alguna. 13.-Censuró fuertemente a la iglesia.
14.-Se empezó a dar una fuga exacerbada de cubanos. (Se dice que han salido más de 2 millones de cubanos) 15.-Creó un sistema de discriminación tal, donde los cubanos no pueden entrar a los hoteles y restaurantes por ser área dólar (podríamos decir que casi se volvió a la época de la colonia) 16.- Elaboró también un sistema de racionamiento colérico. 17.-Suprimió la libertad de desplazamiento libre de los cubanos en su propio país. 18.-Gracias a la ineficacia del gobierno comunista, Cuba se ha convertido en un gran tianguis de mercado negro, donde se vende de todo, sexo, habanos, licor, etc. 19.-El banco nacional cubano se declaró en bancarrota en 1982, mucho antes de la Perestroika. 20.- El pueblo de la isla no tiene reservas, ni divisas para pagar por lo que necesita. 21.- El drama más grande de Cuba o tragedia, es que es un país que se fue a la quiebra y en política un pueblo sin libertades.
Todo esto ha traído como consecuencia que en Cuba, lejos de vivir como lo planteaba la utopía comunista, hay desigualdades, diferencias de clase, apatía, corrupción generalizada, prostitución, mercado negro y derechos humanos pisoteados.
Lo anterior lo sintetiza brillantemente un humorista ruso: “En el socialismo, no hay desempleo, pero nadie trabaja, nadie trabaja pero siempre se superan las metas, se superan las metas, pero no hay nada que comprar, no hay nada que comprar, pero a nadie le falta nada, no les falta nada, pero todos se quejan, todos se quejan pero van a gritarle vivas a Fidel y están con la revolución, están con la revolución pero tratan de irse a Miami cuanto antes”
Y hoy, a cuarenta y cuatro años de comunismo cubano, y por la visita que realice para finales de septiembre del 2003 a la isla, disido del pensamiento marxista-leninista. Pero antes de expresar mi ruptura, debo confesar que mi antigua simpatía con el socialismo científico, era más sentimental que razonada. El comunismo marxista, en su primer encuentro, suena a música de arenga salvadora. Creo que fue por esa bella melodía, que muchos caímos rendidos, más por la pasión que por la reflexión detenida.
La poesía del socialismo, encendió la chispa de la ilusión en miles de hombres soñadores, pero la realidad se encargó de despertarnos con tremenda paliza.
Debo expresar también, que el presente ensayo no pretendió ser un refrito de refritos del socialismo cubano, más bien lo que me propuse, fue aclarar mis ideas y contraponerlas con la vivencia real del comunismo. El resultado desembocó en la siguiente disertación:
CONTRA EL IDEALISMO CIEGO DE CASTRO Y SUS SEGUIDORES.
Decía al principio de este escrito, que la verdad no esta casada con nadie, y hay de aquel, que ose desposarla por la fuerza. ¿Cuántas veces se confunde el ser fiel a un ideal, con el empecinamiento errático? Si ya se demostró que el castillo se derrumbo, ¿por qué pretender vivir en los estragos?
Si el comunismo no fue la panacea política, entonces ¿por qué lo recalcitrante de Castro y muchos otros, de seguir casados con él por la fuerza? ¿Por qué pretender vivir en el infierno y hacerlo vivir a los cubanos?
A lo mejor, para la época de los sesentas, eran entendibles las simpatías que se le profesaban, pero en estos momentos no se comprende el por que se le sigue defendiendo. Es irónico ver que a pesar de todas las pruebas que se tienen contra el socialismo; en México, en muchas preparatorias y universidades públicas se siguen educando a miles de jóvenes con la tendencia comunista, es decir; que la pasión se impone a la reflexión. Es irónico también, que para los años noventas, todavía había intelectuales y poetas que creían en Castro, Jaime Sabines (Fallecido) por ejemplo, entre muchos otros.
Se me podrá refutar que el socialismo no fue el que fracaso, sino su aplicación, pero debo replicar, que por mi preparación jurídica, considero; que una doctrina política, que tiene como metas últimas la desaparición del Derecho y el Estado, no debe ser digna de creérsele, más bien debe ser considerada como una quimera.
La formula castrista todo con la revolución, nada sin ella, es una bofetada a la libertad de la persona humana en Cuba.
CONTRA LA IMPORTACIÓN DE IDEAS PERJUDICIALES DE CASTRO HACÍA CUBA.
José Martí en su ensayo “Nuestra América” impreca contra los gobernantes que importan ideas europeas y yanquis para los territorios Americanos, considera el poeta, que para gobernar bien, hay que atender bien, y para llegar a esto, hay que saber cuales son los elementos de los que esta hecho el propio país.
“Ni el libro europeo, ni el yanqui dan la clave del enigma hispanoamericano. Gobernante, en un pueblo nuevo, quiere decir creador. La forma de gobierno debe nacer del propio país”
Y me pregunto, ¿qué fue exactamente lo que hizo Castro con Cuba?, Pues importar el socialismo de Europa. La secuela, un gran Fracaso.
Por lo demás, dejo expuesto en el presente ensayo que llegué de Cuba enamorado de la isla y de su gente, pero disidente del socialismo de Cubano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario